sábado, 8 de diciembre de 2012

Tú y tus circunstancias

Las personas somos muy dispares entre sí. La variedad es buena pero, ante todo, siempre hay extremos, y estos, por norma general, no son buenos. Es, cuanto menos, confuso, darse cuenta de tú te encuentras en uno de estos extremos habiéndote considerado alguien normal siempre.

Todo se reduce, al fin y al cabo, a la forma de pensar de cada cual. Todos tenemos problemas, y es la persona y su forma de ser la que determina como le afectarán. Hay gente que se deja llevar, otra que le presta mayor atención de la que realmente merece, y mil y una situaciones más.

¿Dónde estoy yo? Me temo que un extremo, rozando lo enfermizo. Me cuestiono todo, le doy más vueltas a las cosas de las que debería. Resultado: demasiado analítico, y me afectan las cosas más que a una persona corriente. Lo peor de todo es que cuando me molesta algo de alguien y este alguien es especial para mí me decepciono, pero callas por temor a enrarecer el ambiente entre ambos. Me digo: "que cada cual valore si actúa bien con los demás". Forma de pensamiento algo ilusa, ya que no he de olvidar que la gente no se come el coco como yo. Siempre piensas "estos problemas tan estúpidos solo los tengo yo" y después te montas en el tren/metro y escuchas hablar a la gente de sus problemas cotidianos. Te das cuenta de que no eres el único que le afectan lo que tú llamas nimiedades. Esto, aún siendo así, no es ningún alivio ya que por ciertas circunstancias no puedes gestionar tus sentimientos para que no hagan mella en tí.

Todo parece resumirse a la forma de plantarle cara a cada situación. ¿Temor a las consecuencias? Malo, ya que no eres honesto contigo mismo, entonces, ¿cómo pretender que el resto te tenga en consideración?
Puntos de vista, todo es subjetivo, salvo tu propia realidad que solo comprendes tú mismo. Somos entes individuales y como tal eso nos hace únicos, hay quien lo aprecia y hay quien no, pero quien se encuentra en nuestro entorno más cercano debería estar entre los primeros, o eso dictan las convenciones sociales en que vivimos.

¿Crítica social? La sociedad está muy loca como para hacer caso a los convencionalismos. Cuídate a ti mismo y nunca te traiciones, pues es lo que más costará enmendar. Nacemos solos aún contando con la protección familiar (en términos generales) pero seguimos siendo INDIVIDUOS, al fin y al cabo.

2 comentarios:

Antonio dijo...

Buenas, enhorabuena por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y que nos sigamos mutuamente.
Un enorme saludo desde http://orgullobenfiquista.blogspot.com/
http://bufandasybanderasamps.blogspot.com/

Ireko dijo...

"Yo soy yo y mis circunstancias".

Como bien dices, cada uno afrontamos las cosas de una forma... Pero los extremos no son buenos. Personalmente, no creo que tú estés en uno, porque te conozco, un poquito, pero es algo ^-^

Obviamente le das vueltas a muchas cosas, pero eso lo solemos hacer todos cuando algo nos importa de verdad y no queremos, con perdón de la palabra, cagarla.

Y te animo a seguir siendo como eres, que personas como tú, faltan en esta sociedad.

¡Un beso!