jueves, 27 de diciembre de 2012

Planificándome el ocio electrónico

Desde hace meses, años podría decir, he cambiado mis hábitos en cuanto al tiempo que dedico a jugar a videojuegos. No soy capaz de dedicarle más de una hora seguida, y cuando me paso de ese tiempo suelo aburrirme (salvo contadas excepciones). Supongo que he cambiado de prioridades desde que entre en el mundo blogger, pero ahora que no lo estoy, empiezo a valorar cada minuto que paso a los mandos de la consola.



Como todos los años (desde el 2009) por estas fechas, un juego ocupa mi tiempo casi en exclusiva. No es ni más ni menos que Assassins Creed. Comencé en Octubre de 2009 con el primer juego y me absorbió tanto la ambientación histórica, los detalles de cada una de las cuidades, el protagonista y el argumento, que lo califiqué como uno de los mejores juegos de esta generación. Llegábamos a Noviembre y salió la segunda entrega, y no lo dudé un segundo, fui a la tienda a comprarlo y me tuvo enganchado por meses. Florencia, La Toscana, Romaña, la mítica Forli, Venecia...la historia, Ezio, los coleccionables...el juego mejoró por encima de mis expectativas al comprarlo. Si Assassins Creed me dejó tan embelesado, la segunda parte no os quiero ni contar...Lo mismo pasó con La Hermandad en 2010, Roma, los Borgia, la hermandad de asesinos...y eso que lo compré con cierto recelo ya que ¿cómo iban a innovar en tan solo un año? pues lo hicieron ¡y de qué manera! convirtiéndose por extensión en mi juego preferido de la franquicia. En 2011, por mi cumpleaños, me hice con Revelations que me gustó como todos los anteriores, pero se notaba cierto cansancio ya que poco podía mejorar. Algo hicieron, pero no me transmitió la frescura de ACII y ACBrotherhood.



En navidades de 2011, me compré la PS3 y fui abandonando progresivamente, no solo mi 360 y mis AC, sino que cada vez tenía menos ganas de dedicarle a jugar a la consola. Me daba como pereza. Echaba partidas esporádicas a los dos Uncharted, al MGS4 (para que yo, repito, YO, deje abandonado un Metal Gear...muy grave tiene que ser el asunto :P) Incluso no me compré ACIII, por dos razones fundamentales. 70 pavazos (que sí, que ya los he pagado los dos años anteriores y tengo el dinero) y la fundamental, mi actitud perezosa ante los juegos que he desarrollado este año. Me explico: tengo muchos juegos por pasarme, ¿para qué dejarme un pastizal en un juego que no jugaré con excesivas ganas, teniendo otros acumulados?



La cuestión es que a partir de Noviembre, me entró la nostalgia Ezio (¡como no, por estas fechas!) y me dije: vamos a completar La Hermandad (al 88%) y Revelations (92%). Completado al 100% el primero, comencé a ver vídeos y me decidí a comprar puntos para comprar el DLC (que está descargándose en este momento). Acto seguido completaré Revelations. Esta mañana me puse algunos vídeos de ACIII y me piqué nuevamente. Otra vez se ha despertado en mí interés por este juego, que siendo sincero no me atraía por el momento histórico en que estaba representado. Cuando tenga todo lo que he dicho anteriormente cumplido, será el momento de hacerme con este juego, y espero, que cuando esto pase ya esté a un precio más asequible xD

Desde luego, AC no es a lo único que quiero jugar, tengo mucho en PS3 por pasarme y comprar pero todo a su tiempo, es cuestión de planificarse ^^

1 comentario:

Ireko dijo...

Yo que tú esperaría a que pasaran las navidades para comprarlo ^_^ ¡o miraría después de Reyes en tiendas de segunda mano! De hecho, ayer por Game vi un pack curioso... Soul Calibur IV y Tekken Tag Tournament 2 por 44€~.... ¡Puede que encuentres alguna oferta chula de última hora!